viernes, 2 de enero de 2009

UN NUEVO AÑO DE YOGA

“Como el árbol echa raíces, así nosotros diversificamos nuestras fuentes o métodos de trabajo en busca de un mismo objetivo, metiéndonos en lo más profundo de la tierra, echando raices, a través de la práctica metódica del Yoga nuestra meta es aprender a canalizar la energía infinita interna .
Llegamos a confluir en el mismo tronco, fuerte, grande y sano; que a través de sus ramas y de sus hojas, tratará de oxigenar en cierta medida el entorno y a través de sus frutos, dar a todos por igual sin pedir nada a cambio.
Sabia es la naturaleza y de sus fuentes hemos de beber si queremos respirar sabiduría” .
El árbol crece hacia el cielo.

1 comentario:

Nikita dijo...

Qué claro y concreto!
Y qué gráfico!
Me encantó!!!
Lo voy a tomar prstado y usarlo.
Que tengas un muy buen año!!!
MI ALMA SALUDA A TU ALMA